Shopping Cart

VirtueMart
Su cesta está vacía.

Registro Tienda






Menú de usuario


Armonizar nuestro estilo de comunicación: la postura y el saludo PDF Imprimir Correo electrónico
Valoración de los usuarios: / 0
PobreEl mejor 
Academia - 3 Para desarrollar su negocio

Armonizar nuestro estilo de comunicación: la postura y el saludo

 

El segundo aspecto es el referente a la postura y el saludo; hay un viejo adagio que dice que: “La primera impresión es la que cuenta” y sin embargo la verdad es que la fuerza de esta primera impresión no necesariamente la da la ropa que usted esté vistiendo, sino su postura personal. Recuerde que una postura erguida, pero relajada a la vez, es sinónimo de confianza y seguridad y estos son precisamente los sentimientos que usted busca transmitir a sus clientes.

 

Todos y cada uno de nosotros evaluamos mentalmente a aquellas personas con quienes entramos en contacto y una de las premisas sobre las que comúnmente basamos esta evaluación, es que la postura de una persona, dice mucho acerca de su carácter, su autoestima y su credibilidad.

 

Los movimientos ligeros o exagerados de manos u ojos, son indicativos de nerviosismo e inseguridad; el movernos nerviosamente de un lado a otro mientras hablamos, distrae y crea ansiedad en nuestro interlocutor y además no nos permite lograr un contacto visual apropiado; de otro lado, el quedarnos estáticos, en un solo lugar mientras hablamos, quita dinamismo y energía a nuestra presentación.

 

Hace algunos años di una conferencia para cierta corporación en un hotel y puesto que todos los arreglos se habían realizado por teléfono; algo muy común en este campo, no conocía personalmente a ninguna de las personas que estarían presentes en el seminario; llegué unos minutos antes de lo esperado ya que se encontraban aproximadamente veinte personas realizando los últimos arreglos para esta jornada, me dispuse a tratar  de adivinar quién era el gerente  de aquella empresa, de entre aquel grupo de personas que ya se encontraba allí; ahora, estaba totalmente seguro que no podía ser aquella persona de apariencia un tanto descuidada y postura caída; pero estaba equivocado.

 

Ahora, la razón por la cual relato esta historia, es para enfatizar un punto bastante importante, las personas sacan muchas conclusiones  acerca de nosotros en los primeros segundos; conclusiones acertadas o erróneas acerca de nuestra actitud, confianza o preparación, inclusive conclusiones acerca de nuestro cargo y posición.

 

Muchas personas infortunadamente  poseen una postura que transmite un mensaje equivocado y negativo; aún si internamente usted se siente confiado y seguro, una pobre postura  transmitirá inseguridad.

 

Ahora bien, es importante saber que en cuanto al saludo se refiere, debemos tener en cuenta que pese a que el dar la mano a quién conocemos por primera vez, es norma aceptada en nuestra sociedad, este gesto no debe asumirse como algo automático entre el vendedor y el cliente, en todos los casos; es más, ciertos expertos opinan que si el vendedor aún no ha establecido un nivel de confianza aceptable con un nuevo cliente, él no debe iniciar el saludo, él debe estar preparado para devolver el saludo, si éste le es ofrecido, pero es mucho más cortés y sensible el permitir que el cliente decida el momento en que él o ella juzga que el contacto físico sea apropiado y recuerde que un apretón de mano debe ser firme y transmitir confianza, pero al igual que la mirada no debe ser intimidante o se convertirá entonces en un obstáculo más que en una ayuda.

 

 

 

Buscar Producto

¿Quién está en línea?

Tenemos 9 invitados conectado