Shopping Cart

VirtueMart
Su cesta está vacía.

Registro Tienda






Menú de usuario


Los temores PDF Imprimir Correo electrónico
Valoración de los usuarios: / 1
PobreEl mejor 
Academia - 3 Para desarrollar su negocio

Los temores 

Es muy posible que no todo salga tal y como usted lo haya planeado; sin embargo, nunca permita que las dudas y los temores le controlen. Los temores son las fuentes de todas nuestras limitaciones; su éxito en cualquier campo siempre irá en proporción directa a su capacidad para poder actuar, independientemente de los temores que pueda estar experimentando en determinado momento.

 

Dese cuenta que no dije que era necesario erradicar esos temores, lo verdaderamente importante es no permitir que ellos se interpongan entre usted y la realización de sus sueños.

 

Uno de los mayores enemigos de su éxito es la duda; ésta crea en nosotros un estado de parálisis que termina por apagar cualquier deseo de triunfo que pueda existir dentro de nosotros; por esta razón, es necesario erradicarla inmediatamente.

 

La duda es el resultado de otros sentimientos negativos que permitimos que ocupen nuestra mente y uno de estos sentimientos es precisamente el temor.

 

El papel que este juega en nuestro éxito o en nuestro fracaso es tan importante, que quiero dedicar los últimos minutos a descubrir como podemos sobreponernos a ellos; porque reales o no, los temores y las dudas son, sin lugar a dudas, los peores enemigos de nuestro éxito.

 

Sir Frances Bacon solía decir: “A nada le temo tanto como al miedo mismo”; y es indudable que los temores pueden llegar a convertirse en los peores enemigos de nuestro éxito.  Por esta razón,  esta última parte de “PODER SIN LÍMITES EN LAS VENTAS”, puede ser la más importante de todas, ya que el liberarnos de nuestros miedos es crucial para poder aprovechar el máximo de nuestro potencial y poder así cosechar grandes éxitos.

 

Todos sabemos lo que es sentir temor, sentir miedo de algo o de alguien. El temor es probablemente la emoción limitante más común que existe; tenemos temor al fracaso, temor a lo desconocido, al dolor; inclusive, tenemos miendo al mismo temor.

 

Lo verdaderamente curioso es que aquello que tememos usualmente no es real, es simplemente un producto de nuestra mente, imaginando algo malo que aún no ha sucedido; sin embargo, la percepción de aquello que tememos pueda suceder, es tan real, que no solo produce respuestas en nuestra mente, sino que también produce respuestas fisiológicas en nuestro cuerpo.

 

Físicamente el miedo puede acelerar los latidos del corazón, elevar la presión arterial; así mismo, puede producir temblor en las manos, sudor frío, un nudo en el estómago y aquel debilitamiento que prevalece cuando decimos que una persona está muerta de miedo.

 

 

 

Buscar Producto

¿Quién está en línea?

Tenemos 59 invitados conectado