Shopping Cart

VirtueMart
Su cesta está vacía.

Registro Tienda






Menú de usuario


Temor al éxito PDF Imprimir Correo electrónico
Valoración de los usuarios: / 1
PobreEl mejor 
Academia - 3 Para desarrollar su negocio

El temor al éxito 

 

Finalmente hablemos del temor al éxito; este es quizás uno de los temores menos comprendidos, pero tan real como cualquiera de los anteriores.

 

Para muchos psicólogos el temor al éxito no es más que un síntoma de una baja autoestima. Muchas personas no sienten que merecen el éxito y comandan a su mente subconsciente para sabotear cualquier acción que pueda conducirles a él.

 

En muchas ocasiones este temor es alimentado por la influencia negativa de fuentes externas que suelen imponer sentimientos de culpabilidad en aquellos que buscan el éxito.

 

Muchas personas crecen creyendo que no está bien aspirar a mucho y que es mejor conformarse con lo poco que hayamos recibido.

 

Otras personas temen a las nuevas responsabilidades que el éxito pueda traer consigo; ellos no sienten que están preparados para enfrentar esas nuevas circunstancias que el éxito pueda presentar y tristemente muchas de ellas no están dispuestas a prepararse.

 

Un ejemplo que vemos muy a menudo, lo constituyen algunos estudiantes que toman la decisión consciente de no dar lo mejor de sí, por temor a que se espere aún más de ellos en el futuro.

 

Yo he tenido la oportunidad de observar como en ocasiones cuando se están formando nuevos grupos u organizaciones, algunas personas deliberadamente tratan de pasar inadvertidas, para evitar así ser puestos en posiciones de liderazgo; este es sin duda alguna el clásico ejemplo del temor al éxito.

 

El Doctor Stiven Vierglass, psicólogo del área de Boston en el Estado norteamericano de Massachusset y autor del libro: “El Síndrome del éxito”, se refiere al temor al éxito como uno de los fenómenos menos entendidos. El éxito trae consigo un aumento en las responsabilidades; cada logro demanda intrínsecamente nuevas y mayores metas. Algunas personas temen que el éxito los lleve a lugares en los que, quizás no puedan rendir de la misma manera.

 

El temor al éxito se caracteriza por una ansiedad, al tratar de anticipar las consecuencias que éste pueda traer consigo.  Otros especialistas coinciden en señalar que como resultado de este temor al éxito, muchas personas inconscientemente, se encargan de sabotear sus propios esfuerzos, para asegurarse que nunca alcancen un nivel de éxito demasiado alto.

 

 

 

 Algunas personas optan por tomar altas dosis de licor, por ejemplo,  la anoche anterior a una entrevista o a un examen; algunos atletas, súbitamente dejan de entrenar con disciplina, días antes de una competencia importante; estos son comportamientos autosaboteadores que nos ofrecen una excusa para justificar una posible pobre actuación.

 

Quizá una de las causas más comunes de este comportamiento, es que muchas personas se encuentran tratando de alcanzar metas impuestas por otras personas y olvidan que el verdadero éxito se encuentra en materializar sus propias metas.

 

Muchos de estos temores tienen sus raíces en la infancia; infortunadamente son muy comunes las situaciones cuando el niño o la niña orgullosamente va a su padre a mostrarle la gran obra maestra por la cual fueron elogiados en la escuela y lo que reciben es una crítica sobre como hubiesen podido haber hecho un mejor trabajo y de repente esa sensación de éxito experimentada anteriormente, es reemplazada por un estado de confusión, en el cual el niño o la niña creen que el éxito no es suficiente; algunas veces el temor al éxito es el resultado de problemas aún más profundos; en familias donde ninguno de los miembros de la familia ha experimentado un nivel de éxito apreciable, el tratar de salir adelante puede no ser visto con buenos ojos por el resto de la familia. 

 

En familias donde ninguno de ellos ha terminado la escuela secundaria, por ejemplo, es muy común percibir cierto resentimiento contra la persona, el hijo o la hija, que profesen su decisión de tratar de proseguir sus estudios universitarios; se pueden oír aseveraciones, tales como; ¡Bueno, no seas tan engreído!.;

¿Acaso crees que tú eres más que los demás?.

¿Qué te hace pensar que puedas ir a la universidad cuando nadie en la familia lo ha logrado?. O ¿Acaso es que estás avergonzado de la vida que llevamos?. 

 

Estas críticas negativas y los mensajes conflictivos dan como resultado que la persona termine por sabotear sus propios esfuerzos y que termine por condicionar su mente para llegar únicamente a determinado nivel de éxito.

 

 

Buscar Producto

¿Quién está en línea?

Tenemos 74 invitados conectado