Shopping Cart

VirtueMart
Su cesta está vacía.

Registro Tienda






Menú de usuario


La liberación de los miedos PDF Imprimir Correo electrónico
Valoración de los usuarios: / 1
PobreEl mejor 
Academia - 3 Para desarrollar su negocio

La liberación de nuestros miedos 

 

Todos estos son temores que en mayor o menor grado limitan nuestras posibilidades para poder alcanzar nuestras metas. La cura contra todos estos temores, es una sola:

 

LA LIBERACION DE NUESTROS MIEDOS. El actuar prontamente y persistir hasta tanto no lograr nuestro objetivo; recuerde que otras personas pueden detenerle temporalmente de alcanzar sus metas, pero usted es la única que puede hacerlo permanentemente.

 

Después del fin de la Segunda Guerra Mundial, Wiston Churchil, el Primer Ministro de la Gran Bretaña, fue invitado a dirigirse a los alumnos de Harvard, la escuela de su infancia y después de ser presentado ante los cientos de oyentes que ansiosamente esperaban uno de los más inspiradores discursos, el Primer Ministro se levantó, tomó con una mano la solapa de su abrigo, colocó la otra mano a su espalda y pronunció uno de los discursos más significativos que haya sido presentado por estadista alguno; las palabras que él pronunciara en dicha ocasión, han causado tal efecto en mi vida, que me he permitido transmitir el discurso en su totalidad.

 

Mirando a aquellos que serían los futuros líderes de Inglaterra, Wiston Churchil pronunció las siguientes palabras: “Nunca, nunca os deis por vencidos; nunca os deis por vencidos, en nada que sea grande o pequeño, sublime o trivial; nunca os deis por vencidos, nunca, nunca, nunca”; tras lo cual el gran estadista, miró solemnemente a los pasmados jóvenes oyentes y volvió a sentarse sin decir más.

 

Lo cierto es que los principios que nos permitirán alcanzar la excelencia en las ventas, son los mismos principios que nos permitirán alcanzar el éxito en cualquier campo: metas claras, una gran actitud, entusiasmo, disciplina y por sobre todo, perseverancia.

 

Recuerde que el vender es mucho más que simples técnicas, que va más allá de los cierres o la capacidad de responden a posibles objeciones.

 

El vender es servir, el vender es una filosofía, una forma de vida. No olvide que una vez yo haya pronunciado la última palabra, la decisión sigue siendo suya.

 

Recuerde aquella parte de la poesía de Amado Nervo que decía: “Porque al final de mi rudo camino / veo que yo fui el arquitecto / de mi propio destino”. Concédase a sí mismo la oportunidad de permitir que los principios que acabo de presentar le ayuden en su camino hacia el éxito en las ventas.

 

Más importante que el éxito que usted seguramente experimentará como resultado de esos principios, es la persona en la cual usted se convertirá, como resultado de la adopción de esta nueva filosofía. Tome estos principios y haga de ellos sus mejores aliados en la construcción de una productiva y gratificante profesión y si así lo hace, no me cabe la menor duda, que muy pronto usted y yo nos veremos en la cumbre del éxito. Gracias!!.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Buscar Producto

¿Quién está en línea?

Tenemos 61 invitados conectado