Shopping Cart

VirtueMart
Su cesta está vacía.

Registro Tienda






Menú de usuario


37- Los Años de Vida PDF Imprimir Correo electrónico
Valoración de los usuarios: / 0
PobreEl mejor 
Academia - 5-Como administrar su negocio

Noticias publicadas de orientación y encuentro

Comunicación numero treinta y siete (37) con la página Web, sus clientes consumidores y Empresarios, distribuidores, Vendedores Independientes. Fecha 11 01 2015

Los Años de Vida

Autor. Hermanos Grimm- Alemania.

Los año de vida es un cuento de la tradición oral, recopilado en Alemania por los hermanos Grimm. En este cuento habitado por animales que hablan, se nos presenta una situación bastante sorprendente. Dios debe asignar los años que vivirá cada una de sus criaturas. Así, el mono, el perro, el burro y el hombre recibirán sus años de vida…

Este cuento lleva implícito una moraleja, y la explicación del por que el hombre vive aproximadamente setenta años.

Cuando Dios creo el mundo y quiso determinar los años de vida de todas las criaturas, vino el burro y pregunto: -señor, ¿Cuánto he de vivir? – Treinta años –respondió Dios- ¿estas conforme?

-¡OH, señor! –Repuso el burro-, es demasiado tiempo. Tened en cuenta mi penosa existencia: transportando personas cargas de la mañana a la noche, levando sacos de trigo al molino para que otros se coman el pan, animado y reanimado solo a golpes y patadas. ¡Perdóname una parte de esos años tan largos! Entonces se apiado el señor y le concedió dieciocho años. El burro se fue ya consolado. Compareció, entonces, el perro frente a Dios. -¿Cuánto tiempo quieres vivir?, -le pregunto Dios-, al burro le parecieron demasiado treinta años, pero quizás, tu te conformes con ellos.

-Señor –respondió el perro-, ¿es esa vuestra voluntad? Pensad que con lo mucho que tengo que correr no aguantaran tanto mis patas, y cuando haya perdido fuerzas para ladrar, y los dientes para morder, ¿Qué otra cosa podré hacer, salvo ir gruñendo de un rincón para otro?

Dios vio que tenía razón y le otorgo doce años. Entonces vino el mono.

-¿tu si aceptaras con gusto vivir treinta años?, -le dijo el señor-, no trabajaras como el burro y el perro y estarás siempre contento.

-¡OH, señor! –respondió, eso parece que no es así. Si llueven migajas de pan, no tengo cubiertos. Tengo que estar haciendo siempre travesuras y muecas para hacer reír a la gente, y cuando me tiran una fruta y la muerdo, resulta que esta agria. ¡Con cuanta frecuencia se oculta la tristeza tras la payasada! No podré soportar treinta años de vida así.

Dios se mostró piadoso y le concedió diez años. Finalmente se presento el hombre estaba alegre, sano fresco, y le pidió a Dios que le asignara sus años. Treinta años has de vivir- dijo el señor-  ¿Te bastan?, -¿Qué tiempo tan corto! –Exclamo el hombre-.

Una vez que haya construido mi casa, y que el fuego arda en propio hogar, una vez que los árboles que haya plantado florezcan y den frutos, cuando empiece a disfrutar alegremente de la vida. ¿He de morir?, -¡OH, no, señor, alargad mis años!

-Te añadiré los dieciocho años del burro- dijo Dios.

No son suficientes- protesto el hombre. Tendrás también los doce años del perro. – Todavía es poco. – Bien – dijo Dios-, todavía te daré los diez años del mono, pero no recibirás ni uno más.

El hombre se fue, aunque no quedo satisfecho.

Así es que el hombre vive setenta años aproximadamente.

Los treinta primeros son los del hombre, y pasan rápidamente, durante ellos vive sano, contento, trabaja con ganas y acepta su vida con alegría. Le siguen los dieciocho del burro, transporta entonces una carga tras otra, llevando el trigo con que otros se alimentan, y golpes y patadas recibe como pago por sus fieles servicios. Luego vienen los doce años de perro: va por los rincones gruñendo y no tiene dientes para comer. Y cuando ya este tiempo esta pasando, aun le quedan por vivir los diez años del mono.

Entonces, es un extravagante que hace cosas graciosas y muchas veces, aunque no lo merezca, es el hazmerreír de los niños.

 

 

Buscar Producto

¿Quién está en línea?

Tenemos 81 invitados conectado